Sin categoría

SOLUCIONES DE MANTENIMIENTO, TAN IMPORTANTES COMO LAS LENTILLAS

LENTES DE CONTACTO Y SOLUCIONES DE MANTENIMIENTO
Hay que acabar con la idea de que cualquier solución única sirve para limpiar las lentes de contacto desechables.

Por Elena Garcia Rubio (DOO).- Los optometristas que adaptamos lentes de contacto, elegimos cuidadosamente y ateniéndonos a varios criterios las lentes de contacto más adecuadas para cada paciente.

Por un lado el material idóneo, más o menos permeable al oxígeno, con mayor o menor contenido de agua, con compuestos que por acción o estructura hagan las lentes más cómodas, con un módulo tal que faciliten la manipulación. Y por otro lado el diseño y la geometría, esférico, asférico, tórico interno, tórico externo, multifocal, de geometría inversa, asimétrica, etc… 

Es decir que la elección de las lentes de contacto nunca se hace de forma aleatoria y supone  un estudio de cada caso, no sólo de los parámetros del ojo, el tipo de lágrima, el estado de la córnea, de los párpados y en general de todas las estructuras y tejidos del polo anterior del ojo, si no que también se tiene en cuenta el tipo de vida del paciente, su trabajo, sus aficiones, si practica deportes y el entorno en el que vive.

Del mismo modo, la solución de mantenimiento que se recomienda para limpiar y desinfectar las lentes se elige en base a una serie de condiciones que la hacen la más adecuada para el tipo de lentes que se ha elegido y las condiciones particulares del paciente.

Parece que en general da igual con que líquido se limpien las lentes, muchos usuarios tienen la idea de que no tiene importancia, son todos iguales. Y cuando van a comprar el que el optometrista que le ha adaptado las lentes le recomendó, si no lo tienen se llevan uno cualquiera.

 

Las soluciones de mantenimiento llevan un complicado proceso de investigación e ingeniería química detrás que asegura que, usándolas de manera adecuada, eliminan prácticamente todos los microorganismos nocivos para el ojo.

Y la forma adecuada de limpiar las lentes es frotándolas y después aclarándolas y dejándolas sumergidas en la solución entre 4 y 6 horas. En los últimos años las soluciones únicas que salían al mercado vendían que no era necesario frotar. Bien, pues se ha probado que frotando las lentes se elimina un 90% de los microorganismos(1) que impregnan la lente de contacto y si después se aclara el porcentaje se eleva a un 99%.

Los materiales más modernos de lentes blandas, los hidrogeles de silicona tienen gran afinidad por microorganismos como la Acantamoeba y requieren soluciones de limpieza que los eliminen sin alterar la sensibilidad ocular y asegurando comfort. En los últimos meses han salido al mercado dos soluciones de mantenimiento que cumplen estos requisitos, Biotrue y Complete Revitalens. La primera no he tenido ocasión de probarla, sin embargo hace 3 meses que mis pacientes usan Complete Revitalens y los resultados son muy satisfactorios. Ellos están cómodos con las lentes, y nosotros tranquilos sabiendo que las llevan limpias y desinfectadas.

La higiene es fundamental para mantener una buena salud visual. Un 35 % de los usuarios no se lavan las manos antes de manipular las lentes. Y otro tanto ocurre con los estuches portalentes que son un nicho de proliferación de un variado grupo de hongos y bacterias. Un estudio muestra que el 85% de los estuches analizados estaba contaminado.

Debes Registrarte para publicar un comentario.
You must be logged in to post a comment.